Bloques sensoriales

¿Educamos de manera consciente?


Rodear a nuestros hijos de belleza es buscar nada menos que la Excelencia para ellos (...) acostumbrándoles a vivir con el listón bien alto.Quitar el asombro y rodear al niño de cosas que contienen poca belleza es desnaturalizarlo, robarle la infancia y empequeñecerle la razón...
Catherine L´Ecuyer (Educar en el asombro)


Este pequeño fragmento pertenece al libro Educar en el asombro. Si no lo has leído te lo recomiendo desde ya. Es un libro muy rápido de leer y que cambia absolutamente la perspectiva de la crianza y la educación. Nunca me había parado a pensar en la cantidad de cosas con poca o ninguna belleza que rodean a mis hijos. Puede ser dibujos animados, juguetes tipo Monster High (no se los compro pero si le han regalado alguno de ese tipo...) etc. Y me pregunto si realmente estamos cuidando los sentidos de nuestros pequeños. Si somos conscientes de qué llena sus mentes y cómo se llenan. No se trata de aislarlos del mundo pero si proteger su infancia.


En una linea muy parecida el libro Padres brillantes, maestros fascinantes de Augusto Cury, nos recuerda con gran acierto cuales son las características de una población joven envejecida, sin motivación y se trata ni más ni menos que la incapacidad de contemplar lo bello y la queja continua.

Una persona emocionalmente superficial necesita de grandes eventos para tener placer, una persona profunda encuentra placer en las cosas ocultas, en los fenómenos aparentemente imperceptibles
Augusto Cury


Y es que el resultado de no cuidar el entorno de nuestros hijos, de no rodearles de belleza, de no buscar la excelencia es la falta de motivación, incapacidad para ser agradecidos, no apreciar la belleza... si un niño desarrolla todas estas actitudes negativas, ¿en qué tipo de adulto se convertirá?

La autora de Educar en el asombro pone un ejemplo que me parece super claro: queremos que nuestros hijos sean otro ladrillo en la pared o ¿parte de un mosaico formado por personas que sepan apreciar lo bello, agradecidas, generosas, conscientes....?


De un tiempo a esta parte han salido estudios sobre la necesidad de alejar a nuestros hijos de las pantallas, incluso en estos libros que he citado también hacen referencia a ellas. Los niños están tan acostumbrados a recibir pasivamente miles de estímulos, de los cuales una gran mayoría se caracterizan por una ausencia total de belleza, que cuando dejan de recibirlos no saben buscarlos, no saben apreciar el entorno. No recuerdo donde leí que se acostumbran a un ritmo tan rápido que después, la vida real no les parece estimulante, se aburren porque las cosas suceden a otro ritmo. Yo lo tengo claro, las pantallas no son malas pero no son necesarias para los niños.

No pasa nada en ver una peli infantil, un rato de dibujos, un documental (esta opción sería fantástica pero por desgracia está más en desuso), el tema radica en qué ven nuestros hijos, para qué utilizamos las pantallas, cuánto tiempo les dedican. Entono el mea culpa porque en mi casa hasta hace un tiempo los dibujos eran la banda sonora de fondo permanente, hasta que me planteé en que dirección emocional iban mis hijos y apagué la tele. No quiero decir que no vean nada la tele, ¡para nada! hay días que ven una peli o unos dibujos y días en que no ven nada, absolutamente nada. Por ejemplo, la hora del desayuno y la cena la mayoría de las veces no se pone la tele. No me gusta que las primeras y las últimas imagenes que graben sus cerebros sean a través de una pantalla.

Desde que limito mucho el tiempo expuestos a pantallas ¿qué he observado en mis hijos? una capacidad de entretenimiento mucho mayor, juegan más tiempo juntos, se aburren menos y están más tranquilos a nivel emocional. ¿Lo más curioso? que ellos lo han aceptado como algo normal, no les he apagado la tele y punto, les he explicado porque no deben pasar tiempo delante de una pantalla, porqué no se pueden ver determinados dibujos animados y ocurre que cuando están viendo dibujos y empieza alguno de los que están prohibidos no hace falta que yo diga nada, ya me avisan ellos de que eso no lo pueden ver. En el post 10 ideas para motivar a nuestros hijos ya expliqué un poco más los efectos negativos.
Tablets, moviles, ordenadores están prohibidos, salvo casos realmente excepcionales (un viaje largo, etc.). Quizás a muchos pueda parecer una postura totalitaria o absolutista pero hago oídos sordos a las críticas, hago lo que creo que mis hijos necesitan, lo que yo creo que es correcto para su desarrollo y eso está por encima de todo.


Hace un tiempo escuche a Nuria Pérez hablar sobre "Devolverles la vida a nuestros hijos", si queréis escucharlo podéis hacerlo en su web Sparks and Rockets.

Realmente si miramos a nuestro alrededor podemos observar a mucho padres obsesionados porque sus hijos hagan las cosas antes que los demás, llevan a sus hijos a talleres de todo tipo, sobre todo de estimulación, los rodean de juguetes educativos... y todo ese tiempo que los padres malgastan en enseñar a sus hijos a hacer cosas que no son propias de su edad, para las que no están preparados o quizás no son tan importantes, todos esos juguetes educativos que convierten el tiempo de juego libre de un niño (que debería ser sagrado) en un juego dirigido hacen que pierdan de disfrutar otras muchísimas cosas que si son necesarias para su edad.
¿Por qué un bebe con un desarrollo adecuado debe ir a un taller de estimulación? ¿no será más fácil que en casa se dedique tiempo a hablar con el, a abrazarle, acariciarle, leerle cuentos, llevarlo de paseo para que disfrute de la naturaleza, de ver a la gente pasar...? que no digo que por llevarlo a un taller no hagan esto, pero ¿realmente necesita más? ¿no estamos saturando sus sentidos desde que nacen?

Si soy partidaria de que los niños vayan a clases de música, manualidades, inglés, deportes... pero no deben convertirse en el centro de su desarrollo, de su educación extraescolar, de su tiempo libre. Deben ajustarse a los gustos y preferencias del niño no a las nuestras y no deben robarle tiempo al niño para que sea niño, esto es ir al parque, juego libre, leer libros, descansar, charlar en casa... ¡ojo a que no tenga nuestro hijo una agenda más apretada que la nuestra!.

¿Por qué en vez de dirigir nuestros esfuerzos a llenar a nuestros hijos de conocimientos no nos esforzamos por llenar sus vidas de experiencias?


*¿Te parece interesante? puedes compartirlo en los botones de debajo.*

Comentarios

  1. acabo de poner el libro en mi lista de deseos de amazon.
    nosotros hacemos un poco igual con la tele, desde hace màs de un anyo no tenemos tele simplemente porque no llega la emisiôn a nuestra zona (somos el 1% sin emisiôn de todo el paîs). al principio fue raro pero tras todo este tiempo (y la llegada de netflix) estamos mucho mejor que antes. la pek pide ver dibus o pelis, tengo los dvds de la aldea del arce, del osito misha, y también pelis en netflix o algûn dibu como max y ruby. no todos los dîas pide, asî que no todos los dîas ve, esta manyana por ejemplo querîa terminar de ver annie y le he puesto, ahora està dibujando a los personajes en la pizarra, para mî significa que no le ha aplatanado ver la tele. cuando hace mejor tiempo puede pasarse semanas sin pedir tele, nunca le ofrecemos.
    me gusta el concepto de rodearles de belleza, pero qué es lo bello?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es que yo creo que todo debe ser en su justa medida, los extremos nunca son buenos y cada uno sabe las necesidades de su casa, pero obvio que los niños cuanta menos tele mejor y al final ellos son los que se acostumbran más rápido! ;)
      para mi lo bello, ya no se reduce al tema estético, que también (monster high, bob esponja, etc. no son bellos esta claro) sino a todo aquello que les aporta a su desarrollo cosas positivas, necesarias y útiles. Las cosas sencillas que pasan desapercibas porque estamos saturados de estimulos (la mayoría digitales), aquello que calma sus mentes agitadas... el saber disfrutar de lo que no es material... lo que te hace sentir bien...

      Eliminar

Publicar un comentario